Los asesinatos del Valhalla

Etiquetas

, , , , ,

Brot (The Valhalla murders) es una serie de ocho capítulos de factura islandesa, interpretada por Nina Dogg y Bjorn Thors. Se estrenó en 2019 en Islandia y en 2020 se exportó vía Netflix. En España apareció bajo el título Los asesinatos de Valhalla.

La policía islandesa debe investigar una serie de asesinatos entre personas que muchos años atrás estuvieron ligados profesionalmente a un internado de niños huérfanos o en situación de riesgo. Pronto sale a la luz que el hospicio fue investigado por presuntos abusos a sus internos, pero que la investigación concluyó que en el establecimiento no se producían los hechos denunciados. Sin embargo no era así, y alguien se está vengando.

Las autoridades judiciales y policiales tratan desde un principio de tapar cualquier escándalo. Un investigador sueco, nacido en la isla, colaborará en el descubrimiento del criminal. Al final se desenmascarará toda una trama de corrupción institucional.

Los asesinatos de Valhalla contienen todos los ingredientes de lo que podría ser una novela negra: crimen, corrupción y un reflejo social de la máxima actualidad. No se limita a la investigación del caso, como una producción al estilo de novela enigma, sino que -además de incidir en lo social y, de paso, quitarnos la idea idealizada de los países del norte- nos presenta a unos protagonistas torturados por sus propias vivencias.

Muy digna de ver.

La ragazza del lago

Etiquetas

, , , , , ,

Karin Fossum es una escritora noruega autora de dieciséis novelas, diez de las cuales forman parte de una saga protagonizada por el inspector Sejer. En 1996 publicó Se deg ikke tilbake!.

Andrea Malaioli dirigió su adaptación al ambiente italiano en 2007, estrenada como La ragazza del lago. En España se llamó No mires atrás, que es la traducción al castellano del título de la novela original. Contó en su papel principal con Toni Servillo, que encarna al comisario de la policía estatal.

Una chica que hace de canguro aparece asesinada a orillas de un lago de las montañas Dolomitas. Un comisario de la policía estatal se hace cargo de la investigación. El primer sospechoso es un hombre deficiente que vive en las montañas con su padre paralítico. Pero, desestimadas las sospechas, las pesquisas se centran en el novio de la fallecida. Al tiempo, el policía ha de lidiar con sus cuitas particulares, que consisten en una esposa ingresada con una dolencia que hace que le esté olvidando a él y también a su hija común.

Como vengo manteniendo en varios de estos posts, se nota cuando una película está basada en una novela: la trama se enriquece, se hace redonda y todos los cabos aparecen perfectamente atados.

Una película muy digna de ver, que además cuenta con el añadido de ofrecer una visión -tal vez poco aprovechada- de las famosas montañas italiana.

Resignación

Etiquetas

,

Día 1 de la tercera fase. ¿Cómo no dejar que me acerquen a hacer un café al bar de enfrente?

Constato al menos dos cosas en los prolegómenos de la nueva normalidad: que de momento no hay tanta gente como antaño, o como la que cabría esperar; y que los precios han subido un siete o un ocho por ciento (supongo que por el añadido en servicio de desinfección, ya que el café era el mismo). Me da por pensar, no obstante, si la confluencia de ambas circunstancias no es contradictoria con la famosa ley de la oferta y la demanda. ¿O es que se trata de recuperar lo perdido?

Pago el añadido sin quejarme, solidario con los empleados del establecimiento y con su dueño. Pero empiezo a escamarme y no puedo dejar de sospechar que tal vez la nueva normalidad tenga un alto componente de resignación, y no de revolución.

Seguiré observando.

Crimes of passion

Etiquetas

, , , , , ,

No soy fanático de las series pero, como no hay dos sin tres, hoy traigo otra ambientada en los países nórdicos, concretamente en Suecia, como la anteriormente reseñada. Las tres tiene en común que nacen a partir de sus respectivas sagas de novelas, en este caso de Maria Lang. La escritora sueca es autora de una prolífica colección de novelas negrocriminales publicadas entre 1949 y 1990.

La serie Crimes of passion cuenta con un total de seis capítulos de hora y media de duración, que vieron la luz en 2013. Cada uno de ellos fue encomendado a un grupo de directores que se alternarían o combinarían en su ejecución (Birger Larsen, Christian Eklöw, Christopher Panov, Peter Schildt, Daniel di Grado y Molly Hartleb). Fue protagonizada por el trío formado por Tuva Novotny, Linus Wahlgren y Ola Rapace.

Cada capítulo narra un caso diferente, por lo que, una vez visto el primero, se pueden seguir de forma independiente. Una pareja -que antes fueron novios y luego matrimonio- tiene la extraña particularidad de ir encontrándose con asesinatos allá donde quiera que van, los cuales desmaraña conjuntamente con su amigo policía.

La serie se ambienta magníficamente en la década de los cincuenta. Los capítulos son del corte novela-enigma elitista, al estilo de las obras de Agatha Christie. En el primer capítulo, sin ir más lejos, se hace referencia a Diez negritos, una de sus novelas más afamadas, ya que la trama la recuerda.

Una serie digna de ver.

Con la muerte en los talones.

Etiquetas

, , ,

Escribí no hace mucho que en absoluto me apetecería asistir a ningún evento, ni visitar sitio alguno, al que también fuera invitada Jessica Fletcher. Leí -en una estadística de 2016 para España- que las probabilidades de morir por causas diferentes a las intrínsecas del organismo humano (o de muerte natural, dicho llanamente) no llegaron ese año al 4% de los fallecimientos totales. De todas éstas, sólo el 1’8% lo fueron a causa de una agresión (por asesinato u homicidio) [Fuente: La Vanguardia, 23/10/18]. Pero parece ser que si viajas con la afamada escritora de novelas, tus posibilidades de engrosar ese 1’8% se multiplican desorbitadamente.

Últimamente he hablado de series negrocriminales en estas páginas. Me suelen interesar -casi exclusivamente- las que se basan en una saga de novelas. No es que las busque ex profeso, pero a menudo me ocurre aquello de que donde pongo el ojo, pongo la bala: detrás de una serie que me gusta, suele haber la correspondiente novela. Es algo que intuyo en la construcción de la trama.

Pero de lo que quería hablar era de protagonistas de series: de esos personajes que van por el mundo tropezando con cadáveres. A groso modo, y sin pretender ser en absoluto riguroso, establezco dos tipologías: la del profesional del crimen, y la del mero aficionado. En el primer saco pongo a policías, forenses y médicos, jueces y fiscales, abogados, detectives privados y profesionales -más o menos afines- a los que, por competencia laboral, no les queda otro remedio que toparse con la muerte violenta (o son susceptibles de ello en mayor porcentaje que el resto de mortales).

En un segundo grupo pongo a esos otros personajes que se dedican a actividades varias que, en principio, no se relacionarían con la luctuosa actividad de esclarecer homicidios. Aquí estaría la mayoría de profesiones de este mundo: incluso la de sacerdote, como se ve en el padre Brown. Pues bien, entre ellas parece destacar el oficio de escritor: para muestra, la referida señora Flecher.

¿Es creíble esa sucesión de personajes amateurs dedicados lúdicamente a desenmarañar crímenes? Para mí no lo son (dicho queda). Y, sin embargo, Angela Lansbury protagonizó ni más ni menos que 264 capítulos de Se ha escrito un crimen.

Diré que la escritora podría estar inspirada en la miss Marple de Agatha Christie, y que el padre Brown es el protagonista de las novelas de G. K. Chesterton. Pero ¿cuál es el secreto de Jessica Fletcher? Algún día me pondré a pensar en ello; y si alguien ya se ha formado una idea, que me la escriba aquí, por favor. Sólo diré que al parecer resultan atrayentes los protagonistas de series que se ven abocados a investigar los crímenes que se le presentan, a ineludible salto de mata, en el devenir cotidiano de su vida particular.

Por poner otros ejemplos de caballeros andantes del delito -que vienen a desvirtuar lo afirmado por mí dos párrafos por encima de éste- se me vienen a la cabeza, además de la Fletcher, otros dos casos: el de Los cinco, de Enid Blyton –en la literatura infantil- y el propio teniente Colombo, que ni de crucero ni de boda podía irse sin que le apareciera un asesinato que resolver.

Algo de creíble ha de tener el personaje, por tanto. Aunque la estadística no le acompañe.

Fjällbackamorden

Etiquetas

, , , , ,

La escritora sueca Camilla Lackberg ambienta sus novelas en la población que la vio nacer: Fjällbacka. Entre 2007 y 2018 publicó dieciocho novelas protagonizadas por el matrimonio formado por el policía Patrik Hedström y la escritora de novela policíaca Erica Falck.

La serie Los crímenes de Fjällbacka está formada por doce películas, que datan -la primera de ellas- de 2012. Fue adaptada por Daniel Lind Lagerlöf, y dirigida por él mismo y por Rickard Petrelius. Está protagonizada en sus papeles principales por Claudia Galli y Richard Ulfsater.

Un matrimonio, formado por un policía y una escritora, se dedican a resolver crímenes en la aparentemente idílica ciudad de la cosa sueca. Junto a ellos se desenvuelven la suegra de escritora, el jefe de policía y su hijastra, que también es agente de la subcomisaría de la Polis. Las historias -que se pueden ver independientemente- suelen tener un antecedente histórico, que va y viene a lo largo de la trama.

A mí, Los crímenes de Fjällbacka no dejan de recordarme a series como Se ha escrito un crimen, de 1985 -nunca se me ocurriría viajar con la señora Fletcher, por si acaso- o McMillan y esposa, de 1971.

Serie entretenida, con unos bellos paisajes y una trama elaborada. Digna de ver.

Otro Arlington

Hoy por fin me reencuentro físicamente con mi amigo Alejandro. ¿Recuerdan la última vez que les hablé de él? Alejandro ha seguido a rajatabla el confinamiento en cada una de sus fases y la disparidad de edades (de franjas, como se dice ahora) ha hecho que no hayan coincidido nuestros paseos. Como tampoco somos de estancos y no nos proveemos en los mismos colmados, sólo nos hemos visto por vídeo llamada (quien me iba a decir a mí que entraría tan de lleno en las redes sociales; algún día hablaré de ello). Pero hoy –por fin- han abierto la biblioteca:  no solo para el préstamo, sino la sala de lectura. Separados un par de metros y embozados en nuestras mascarillas, hemos podido platicar un rato. Las bibliotecas no son el espacio más concurrido en la ciudad, por lo que no hay riesgo ni de contagio ni de molestar a nadie.

-Así, en directo, te veo más gordo –me ha dicho, a modo de introducción.

No es que haya comido más, y mi currículo deportivo anterior al confinamiento tampoco era para echar cohetes. Pero he de reconocer que he engordado, quizás por solidaridad con mis congéneres. También lo ha hecho él. Le pregunto cómo le está yendo la experiencia.

-Salvo honrosas excepciones –me asegura- no he echado de menos a nadie.

Me tomo lo de honrosas excepciones como un halago, por más que no ha dicho si me incluía en ellas. Tampoco voy a preguntárselo. Me dice que todo este tiempo ha estado dividido entre su inquebrantable voluntad de ser libre y el ejercicio responsable de solidaridad con los demás.

-Me inclino a estar con la gente docta y desdeño a los entendidos de barra de bar –me asegura-. Me refiero a esos que, en una tertulia frívola, saben más que nadie de entrenar un equipo, de curar a un paciente, de defender en un juicio, de hacer de policía o de dirigir la economía. Así que, para no matar a nadie, me he quedado en casa.

Hoy por hoy, yo tampoco creo en nadie a pie juntillas -aún menos en quienes se postulan impúdicamente como adalides de mi voluntad-, pero puesto a elegir sigo prefiriendo a un presunto entendido que a un flagrante enterado. Aunque no se me oculta que, a partir de ahora, las batallas se van a lidiar más entre los segundos que entre los primeros.

Al tiempo me remito.

Varg Veum

Etiquetas

, , , , , ,

El escritor noruego Gunnar Staalesen es autor de 27 novelas policíacas, entre las que figuran las 16 que componen las serie Varg Veum. El protagonista, un hombre que había trabajado anteriormente en la oficina del menor, ejerce actualmente de detective privado en la ciudad de Bergen, de donde es natural el escritor de las novelas.

Doce de las novelas de la serie fueron llevadas a la pantalla entre 2007 y 2012. De ellas, las 6 primeras han sido estrenadas en España (: Flores amargas, La bella durmiente, Hasta que la muerte nos separe, Ángeles caídos, Un cuerpo en la nevera y Perros enterrados no muerden. La dirección de la serie se distribuyó entre Ulrik Imtiaz Rolfsen, Erik Richter Strand, Morten Tyldum y Alexander Eik. El papel protagonista corresponde al actor Trond Espen Seim, y el policía que lo secunda en toda la serie está interpretado por Bjorn Floberg.

Varg Veum es una serie cruda. Cada capítulo de los estrenado en nuestro entorno contiene una historia independiente, en formato de film. Veum investiga la desaparición de una niña, la muerte de las esposas de una banda de música, el asesinato de un ingeniero que ha robado los sercretos de su empresa, la corrupción interna de un partido político y otras temáticas de rabiosa actualidad.

Una serie muy digna de ver.

A Walk Among the Tombstones

Etiquetas

, , , , , ,

Lawrence Block es un prolífico autor que cuenta con dos sagas detectivescas. Una de ellas está protagonizada por el detective alcohólico Matthew Scudder e incluye un total de 16 novelas. En 1992 sacó a la luz Caminado entre las tumbas, en la que se basaría el film de hoy traigo.

En 2014, el director Scott Franck escribió el guión y llevó la novela a la gran pantalla. Fue estrenada en castellano con los títulos Caminando entre las tumbas y Un paseo por las tumbas. Fue interpretada por Liam Nesson, Dan Stevens, David Harbour y Adam David Thompson.

Un policía alcohólico abandona el cuerpo de policía y se dedica a trabajar como detective privado sin licencia. Un traficante de drogas lo contrata para que localice a los sádicos secuestradores que mataron y descuartizaron a su mujer. Todas sus víctimas han sido hasta ese momento esposas o novias de narcotraficantes. Sus pesquisas le llevan a identificar a uno de los implicados en la muerte, pero éste se suicida. Sus otros dos compinches han secuestrado a la hija de otro traficante.

Una película digna de ver.

Vertigo

Etiquetas

, , , , , ,

Pierre Boileau y Thomas Narcejac formaron una prolífica pareja de novelistas franceses que en 1956 publicó la novela D’entre les morts. Alfred Hitchcock la haría adaptar, estrenando dos años después el film Vertigo (en EEUU), conocido también castellano como Vértigo o Vértigo (De entre los muertos) (en España). Fue interpretada en sus papeles principales por James Stewart (que tantas películas ha protagonizado para el afamado director de Thrillers) y por Kim Novack.

Un detective se encuentra convaleciente del shok que le ha supuesto la muerte de un agente de policía, en la persecución de un malhechor por los tejados, cuando él descubre que padece de Vértigo. Un amigo le propone que siga a su esposa, la cual padece una enfermedad hereditaria que la hace perder la memoria transitoriamente y que pudiera estar poseída por el espíritu de un ancestro. El detective se implicará tanto que acabará enamorado de la esposa, y será testigo involuntario de su supuesto suicidio.

Vértigo es uno de los films míticos del director y también del género de cine negrocriminal. Una película con dos partes, donde se observa que nada es lo que en un principio parece.

Un film más que digno de ver.