Etiquetas

, ,

 

100_3045

Ya ha pasado el último día del año -el del recuento-, el primero de este 2016 -el de los propósitos-, y el segundo -el de “bueno, ya empezaré mañana”-. Y aquí estamos, dándole al teclado.

Recuento: hemos recién iniciado el tercer mes de despegue del blog (la idea venía de mucho antes, pero es ahora cuando hemos presionado el interruptor de ignición y desconectado la marcha atrás). Hemos generado una veintena de entradas (que no sé si serán muchas o pocas, la verdad, ni cuál su valor) y vamos para las seiscientas visitas (lo mismo digo, salvo lo del valor). También hemos construido un face y un twit.

V220px-Tao.svgamos, que andamos lanzados.Y hemos hecho propósito de no enmienda.

Hice referencia días atrás al aspecto social de la lectura. Si me lo miro bien, desde que empezamos esta entrada  estoy tratando en realidad del aspecto social de la creatividad: lo que nos acerca al lector y a otros escritores y a este mundo que vamos explorando. Entraremos en ello en otro momento.

Hoy, al poner título a esta entrada pienso sobre todo en facilitar/potenciar/incrementar la creatividad. Aclaro que también tengo en mi lista general algunos clásicos para el año que empieza: que si el gimnasio, que si levantarme temprano, que si salir más (propósito éste que suele contradecir a los dos anteriores); que si los amigos y compañeros de hobbys -y tú también-; y otros más o menos comunes o específicos. No nos olvidaremos de seguir leyendo. Mucho. Por deleite y por aprender y para estar al día. Algunos proyectos ya culminaron en la fase creativa; otros están en marcha, y también de ellos iremos hablando cuando toque.

Me divierte recrear historias para escribirlas. Ese es el propósito en el que aquí quiero -o me propongo, valga la redundancia- abundar. También pienso incrementar la categoría cortos. Y no sería extraño que otras categorías (reflexiones, artículos) adquieran forma de relato.
Porque, en este sitio, lo principal es crear. Si no, el resto carece de sentido.