Etiquetas

, , , ,

Roberto Bolaño anduvo escribiendo durante años una novela que previó se titularía Los sinsabores del verdadero policía. No hablaré de ella -aún la estoy leyendo- sino del prólogo que Juan AnplantCULPABLES.qxdtonio Masoliver le brinda en la edición que manejo, y que titula: Entre el abismo y la desdicha. De éste he remarcado un par de ideas.

Asegura Masoliver que nos preguntamos cuándo una novela empieza o no empieza a estar acabada. Mientras el autor la escribe, el final no puede ser lo más importante y muchas veces ni siquiera está decidido cuál va a ser. En otro sitio he hablado de las maneras de planificar una novela, y esta reflexión no deja de ser un contrapunto a aquella.

Pero al leer el párrafo -y de aquí viene que lo haya destacado- me dio por pensar que, a fin de cuentas, escribir una novela viene a ser como la vida misma, que vamos redactando día tras día sin saber con certeza en qué modo concluirá. Por tanto, lo sustancial es el ahora.

Más adelante asegura -refiriéndose a uno de los personajes- que lo más importante del mundo era leer y viajar, tal vez la misma cosa, sin detenerse nunca. Dos de mis grandes aficiones, sin duda.