Etiquetas

, , , , ,

Esta tarde, en una expedición de reconocimiento por algunos parques y plazas de la banco 2ciudad, he venido a observar una coincidencia con buena parte de los aeropuertos que he pisado: el diseño de las bancadas. ¿A qué se debe esto? En principio, la disposición de los asientos, con separadores, vendría motivada por razones del aprovechamiento del espacio y del decoro, e incluso del incivismo. Es lamentable ver a una persona despatarrada en un banco, monopolizándolo y excluyendo a las gentes de bien de su uso normalizado. Por tanto, y en principio, nada que objetar.

¿Nada?banco 1

Dado que soy propenso a sacarle punta a todo -y convencido de que es mejor combatir la causa que no el efecto- pienso en quiénes son los desalmados que hacen mal uso de esos asientos, obligando a las autoridades –ya sean municipales o aeroportuarias- a adoptar tales medidas. Y concluyo que sí, que siempre habrá desaprensivos insolidarios. Pero que si -en mayor medida- no hubiera vuelos con conexiones imposibles y retrasos sobrevenidos, ni gentes sin un techo donde cobijarse, estos modelos de bancada serían innecesarios.

Corríjanme si me equivoco.