Etiquetas

, , ,

Noche de Reyes y aún no había escrito la primera entrada del año para este blog. Lo cierto es que ando corrigiendo el borrador de algo que me traigo entre manos y que espero que algún día vea la luz. Aunque ello no es excusa y no debiera contentarme –o acallarme la conciencia.

Repaso el listado de propósitos que me hice al inicio de 2016 y quedo desolado. Un par de relatos –uno de ellos bastante avanzado- esperan que me decida a retomarlos. Y tengo abandonado desde el verano a mi amigo Lisardo. Las lecturas se me acumulan.

Se me viene a la memoria la novela Golpes en el alma, de Francoise Sagan. En uno de sus primeros capítulos se plañe de su indolencia (léase pereza). De aquí –se refiere a su rincón de escritura- no me sacan ni con la fuerza de las armas, más o menos viene a prometer.

Este es mi primer propósito para este año.