Etiquetas

, , , ,

logo_2017Durante la jornada de ayer en el BCNEGRA –el festival de novela negra de Barcelona- he venido a reafirmar una idea ya adquirida tiempo atrás: los escritores de este género hacen un retrato de un determinado momento. Álvarez Llabería expresó que la ficción es el género que mejor refleja la realidad. En alguna ocasión le he oído relatar determinados hechos vividos o conocidos por él que, para poder escribirlos y ofrecerlos al público, ha debido diluir y edulcorar antes. Porque expresados en toda su crudeza no habrían resultado creíbles.

Álvarez Llabería es policía y sabe lo que dice, con él coincido. Ernesto Mallo -formidable como siempre- abunda en la misma cuestión.

La novela negra distrae, pero también refleja un tiempo y una realidad social. Recuerdo la serie detectivesca de Vázquez Moltalbán. Es posible –tal como se apuntó ayer en el estrado de la sala de actos del Ateneo barcelonés- que releída años después ya no resulte tan atractiva. Pero para quienes tenemos memoria es una gozada ver reflejada la España y la Barcelona de entonces. Y no deja de ser un documento formidable para los que no vivieron el momento.

Por último, una constatación preocupante lanzada también por los contertulios: la media de edad de cuantos abarrotábamos la sala. Demasiado alta. Lo que me lleva a preguntarme si se llegará a materializar el relevo generacional de lectores o si nosotros seremos “los últimos de Filipinas”, o incluso la tropa del general Custer. Una especie de irreductibles en trance de exterminio.