Etiquetas

, , , ,

sangreAndo documentándome respecto a las hemorragias -para algo que estoy escribiendo- y me entero de que una persona contiene unos cinco y seis litros de sangre, dependiendo de su envergadura: entre un siete y un ocho por ciento de su peso. Basta dividir éste entre trece –fatídica cifra- para aproximarse al monto total del rojo fluido.

En cada latido se impulsan unos setenta mililitros, lo que da una media de trescientos litros en una hora. Los cuales corren por las venas a una velocidad de dos kilómetros por hora. Basta un minuto para que el corazón impulse la sangre hasta el último rincón del organismo.

Se tarda entre tres y ocho minutos en detener una hemorragia. Una pérdida del treinta por ciento del fluido sanguíneo pone en entredicho el funcionamiento del organismo y cuando ésta alcanza al cincuenta por ciento, la muerte es segura.

Fascinante.