Etiquetas

, , , ,

Esta mañana, como viene siendo costumbre desde hace unos días, me he dado un baño mariposasen la playa. A primera hora somos prácticamente cuatro gatos, el fondo aún no se ha removido y el agua es cristalina. Después me he hecho con mi moto y he puesto rumbo a mi destino: hoy tocaba otro de esos momentos mágicos, cuando inscribes un nuevo manuscrito en el registro de la propiedad intelectual. Me ha quedado como un revoloteo de mariposas por el estómago que tardará días en desaparecer…