Etiquetas

, ,

Sé que me ves. Hubiera tomado una copa más, y luego otra. La música prometía y estar a gusto es impagable. Lástima del tiempo, inexorable. Enamórate de una escritora y serás inmortal, me aseguras. Tal vez sea cierto, me digo, pero no deja de ser un riesgo. ¿Y a quién le importa ser para siempre? El momento es ahora.

Te veo bien, me has dicho. Han pasado años – muchos- desde aquella primera tarde, ¿te acuerdas? Sí, me acuerdo, y también -pienso- de que no todo fue tan bello como tú evocas. ¿Soy yo el corto de memoria o lo eres tú? Tampoco sé si lo ha preguntado ella o si he sido yo. Da igual.