Etiquetas

, , ,

De ser una novela negra, Taxi driver contendría todos los ingredientes necesarios. Travis, un excombatiente del vietnam –marginal y mentalmente afectado, reflejo de una etapa de la historia social estadounidense- recorre la noche en su taxi. Ante él se Taxi_drivermuestra un mundo sórdido de delincuencia, drogas y prostitución, con escena incluida de asalto a una tienda nocturna de comestibles. En el desarrollo de la historia juega un papel fundamental una prostituta de apenas trece años de edad y su proxeneta. Paralelamente, Travis traba relación con un partido político en pleno lanzamiento de un candidato a la carrera presencial de los EEUU. Convertido en un justiciero, nuestro taxista encarna una mezcla de Don Quijote y El Llanero Solitario. Se hace con un más que respetable arsenal bélico y resuelve la situación a tiro limpio, al supuestamente puro estilo norteamericano. Todo en una escena de violencia final memorable. Y, claro está, de desequilibrado evidente pasa a ser un héroe reconocido.

Magnífica actuación de De Niro, con una Jodie Foster incipiente que ya presagiaba futuros papeles inquietantes. El propio director de la película hace un cameo en el film.

Película grande en su época y recomendable en cualquier otra. Sin olvidar su banda sonora.