Etiquetas

, , ,

Cartel Nombre de la rosa

Hace escasos días se cumplió el aniversario del deceso de Umberto Eco, célebre autor -en 1977- de la obra Cómo se hace una tesis, técnicas y procedimientos de investigación, estudio y escritura (muy útil para quienes se meten en la ardua labor académica de elaborar una tesis de licenciatura o doctoral) y la mucho más conocida novela de 1980 El nombre de la Rosa. Ocho años después escribiría El péndulo de Foucault, que -entre otras cuestiones- hace una descripción aleccionadora de las editoriales de coedición; no se la pierdan.

La película se estrenó en 1986, dirigida por el nombre 2Jean-Jacques Annaud sobre un guión que mutila parte sustancial del libro. Fue interpretada por Sean Connery y Christian Slater, entre otros, y ambientada en una abadía benedictina de la Italia del siglo XIV. Sean Connery, o fra Guillermo de Baskerville –sí, Barskeville, como en la novela de Arthur Connan Doyle-, llega a la referida abadía con su discípulo para participar en un debate de índole religiosa. En ella se halla con que debe resolver una serie de asesinatos que tienen como nexo de unión la biblioteca del convento y –al final- el poco sentido del humor de uno de los monjes.

Paralelamente, el libro de Eco hace un recorrido por el catarismo, el milenarismo y lasel nombre polémicas acerca de la necesaria pobreza –o no- de la Iglesia (a lo que se ve aún no resueltos, seis siglos después); los cuales desaparecen prácticamente del film en aras de la trama principal. También se da un repaso a las creencias brujeriles y a los métodos edificantes de la Santísima Inquisición. Un detalle: el desenlace más o menos feliz de la película es absolutamente contrapuesto al de la novela, mucho más congruente con la época retratada.

Una película magnífica de género detectivesco que invita a sumergirse en una grandiosa novela negra.