Etiquetas

, , , ,

El pasado lunes se cumplieron 19 años del deceso del escritor Mario Puzo. De entre su producción destacaré dos obras. Ambas tratan de familias peculiares; también hacenpadrino referencia las dos a una constante: la lucha por conseguir y mantener el poder. Mencionaré primero a Los Borgia (2001). Se dice que la historia del papa  Rodrigo Borgia y de su hijo César llegarían a inspirar al mismísimo Maquiavelo (se asegura igualmente que éste también tomaría  a Fernando el Católico como ejemplo para escribir El príncipe y su tesis de que “el fin justifica los medios”).

La asegunda obra de Puzo a la que me referiré es –cómo no-  El Padrino (1969).

padrino2El Padrino dio para dos películas (en 1972 y 1974) e inspiró una secuela en 1990. En ellas se narra la historia de los Corleone desde que el primer padrino llega a Nueva York huyendo de Italia, a principios del siglo XX, hasta la muerte de su hijo Michael en Sicilia. En las tres ocasiones, Puzo ofició como guionista. La trilogía fue dirigida por Francis Ford Coppola y siempre sería protagonizada por Al Pacino, que entre la segunda y la tercera entrega ya había experimentado un notable cambio físico que, a mi juicio, beneficia al personaje. Junto a él encontramos a Diane Keaton, en su papel consecutivo de novia, esposa y exesposa, a lo largo de los años.

Entre los muchos buenos actores que interviene destacan Marlon Brando (reconocido padrino5protagonista de la primera entrega frente a un Pacino principiante por aquel entonces, ésta era su tercera película). Brando ganó un Oscar interpretando a Vito Corleone. En la segunda parte sería Robert de Niro quien protagonizara el mismo personaje (don Vito).

padrino4Los tres films conforman una saga que debería ser vista por todos los aprendices de malo, para tener en cuenta que quien a hierro mata, a hierro muere; y que, al final, siempre se acaban pagando los crímenes. Aunque no sé yo si estos axiomas se dan con la suficiente frecuencia en la vida real.

Sea como sea, una trilogía digna de ver, sin menoscabo de ninguna de las entregas.