El celuloide negro.

Aseguraba el prolífico Jordi Sierra i Fabra que, cuando estaba en Barcelona, era un gran the_maltese_falcon-111426057-largeasiduo a los cines de la ciudad: de los de muchas noches por semana. Es evidente que cine y novela van íntimamente de la mano. No entraremos aquí en aquello de qué fue mejor, la película o el libro: habrá opiniones para todos los gustos.

Lo negro no es una excepción, al contrario. Muchos clásicos se vieron versionados al celuloide desde que el cine es un medio de masas. Las películas policiales y negras ocupan un buen pedazo del panorama cinematográfico. Y si hablamos de las series televisivas, creo que el thriller policiaco gana por goleada (al menos en estas latitudes). Para otro día dejaremos la reflexión del por qué de estas preferencias del público. Para nuestro propósito bástanos con indicar que aquí iremos recogiendo algunos títulos y una pequeña descripción que no pretende en absoluto ser especializada ni erudita; tanto de películas que fueron novela, como de otras que no.

 

Salvajes

Sucedió una vez en América

Killer’s kiss

Fracture

Taxi driver

Marathon Man

L.A. Confidential

El cartero siempre llama dos veces

Pulp fiction

Chinatown

13

El nombre de la rosa

El primer gran asalto al tren

The killing

Los niños del Brasil

Shutter island

21 gramos

Félix

Touch of evil

Sunset boulevard

Tarde para la ira

Gone, baby, gone

La isla mínima