No hay lugar para la poesía

portada definitiva no hay lugar

Santiago Morilla es un abogado de casos menores: asuntos de tráfico, un albañil estafado, unos viejos a punto de ser desahuciados, un profesor de universidad al que han okupado una casa… y poco más.

Un anoche es requerido para defender a un marinero detenido tras regresar a la ciudad. Cuando golpeen al hombre hasta casi matarlo, la vida de Morilla dará un giro de ciento ochenta grados: su despacho será registrado, a él lo amenazarán y descubrirá que su cliente no es quien dijo ser.

Una novela negra plagada de corrupción.

 

                                                                                                                                                                                              Sumérgete en ella en amazon